¡Cambiá tu chip!

¡Cambiá tu chip! Estamos pasando de un paradigma mental, en el que fuimos entrenados para acumular información y filtrar nuestras emociones, a uno energético, que nos invita a dejar de procesar datos para sentir e integrar nuestras experiencias … a la velocidad de la luz.

Esto implica un desafío para la mente, ya que es necesario soltar la secuencia de hechos lineales y empezar a confiar en las realizaciones cuánticas que ocurren en el ‘’no tiempo’’.

Las Frecuencias Planetarias actuales están creando más aceleración y, por lo tanto, necesitamos integrar sabiduría rápidamente. ¿Sentís que la aceleración te paraliza? ¿Sentís miedo incontrolable y eso hace que no puedas asimilar todas tus experiencias de vida?

El pánico interno genera negación y dificulta tu expansión. Funciona como un filtro que te impide apreciar la vida. El miedo te lleva a refugiarte en tu mente y te mantiene ‘’a salvo’’ para que repitas historias lógicas y razones tus experiencias en vez de dejarte transformar por ellas.

Tu conciencia es tu principal recurso de transformación

Nuestra civilización ha llegado a su máximo nivel de entumecimiento, es decir ha probado todas las estrategias de ‘’desensitivación’’ posibles para evitar el Despertar Espiritual individual y colectivo: consumo de alcohol y de drogas, pastillas para aplacar síntomas físicos, emocionales y psicológicos, consumo material excesivo, distracción tecnológica…

¡La Cultura Zombie está llegando a su fin!

Es momento de iluminar las experiencias de vida que no procesamos hasta el momento; aquellas que almacenamos en nuestro inconsciente porque creímos que eran ‘’demasiado’’ dolorosas o difíciles de afrontar. ¡Llegó el momento! Estas memorias colman nuestro espacio interno y no nos permiten crecer espiritual y materialmente porque no hay lugar para que emerja algo nuevo. Nuestras reservas están llenas de pensamientos, de emociones y de síntomas no reconocidos y están pidiendo un canal de resolución y de liberación inmediata.

Nuestro ‘’disco rígido’’ está saturado y funciona con tecnología obsoleta. Necesitamos trascender capas profundas de negación, que nos debilitan y nos desempoderan. En vez de mirar para otro lado, tenemos que mirar hacia adentro.

No podemos anular nuestras emociones selectivamente

Si evadimos la tristeza, tampoco podremos aprender a sentir dicha. El adormecimiento interno es restrictivo porque ANULA TODO. Parece fácil dejar de sentir porque no seríamos afectados por el drama individual-colectivo; sin embargo, perdemos sensibilidad y discernimiento. Terminamos creando un volcán interno que acumula reactividad y nubla nuestra percepción.

Sentir es imprescindible para liberarnos de nuestra carga interna y reconectarnos con nuestra esencia: con la dicha y la inocencia del Ser.

Amor y bendiciones,

Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Feedbacks en linea
Ver todos los comentarios
0
Apreciamos tu sensibilidad, por favor deja tu comentario.x
()
x
Abrir chat