No podés dar lo que no conocés y no proviene de tu experiencia directa. El Camino de la Maestría es experiencial. Es fácil compartir teorías porque sólo requiere que leas libros, copies ideas ajenas y acumules información. Cualquiera puede hacerlo. Sin embargo, tu Servicio implica contribuir sabiduría, no información. Para tener impacto humanitario-planetario tenés que enfocarte en tu autoconocimiento. Este es el primer paso de cualquier Servicio. La introspección antecede a la exteriorización. Muchas personas pretenden obviar este paso o acelerarlo, pero es vital que puedas apreciar tu tiempo de autoindagación. Es el que te permite sentar las bases de tu vida y de tu Servicio Divino.

Si querés comprender a la Humanidad, sólo tenés que comprenderte a vos mismo porque hay un único template universal, es decir una sola configuración que nos define. La matriz humana, basada en el miedo y las limitaciones, es igual para todos. Una vez que iluminás sus patrones constitutivos podés liberarte y compartir ese camino de liberación colectivamente. Cuando podés sanarte (volver todo a la Unidad) y podés amarte completamente, naturalmente podés abrirle tu corazón a la Humanidad.

Muchas personas creen que la introspección es improductiva, que es una pérdida de tiempo, porque no ven la conexión profunda entre el individuo y el Todo. A mayor profundidad, mayor expansión. Cuantos más códigos desbloqueás internamente, más abundancia se despliega en tu realidad.

Aparte del miedo a la introspección, las personas suelen tener miedo a abrir su corazón. Creen que si son generosas y se brindan a los demás, van a ser lastimadas o que se van a aprovechar de su inocencia. La bondad proviene del Ser y nunca puede ocasionar daño. Proviene de la abundancia, no de la carencia (falta). Sana, unifica y restaura el orden divino. La ingenuidad, en cambio, proviene del miedo y, por lo tanto, de la falta de discernimiento. Cuando sentís miedo, decidís por apego, para atacar o defender tu sistema de creencias, para complacer o para proyectar una determinada imagen social que te garantice el amor y la aprobación general. Dado que tu reacción es especulativa tu realidad te va a reflejar desilusión. Si das de corazón, siempre vas a sentir dicha, independientemente de la respuesta de quienes te rodean. Dar enciende tu espíritu humanitario. Es un Puente al Amor-Verdad.

Conocerte a vos mismo es recordar tu esencia amorosa. Te conduce a dejar el círculo de experiencias humanas limitadas, el desamor, para elevarte a un Círculo Ascendido, aquel en el que prosperan las virtudes y las bendiciones del Ser.