fbpx

.

Estamos en un gran momento de aceleración y tenemos la oportunidad de conectarnos con la divinidad cuánticamente. Para eso hay que soltar todas las vibraciones bajas internas y, por lo tanto, externas: duda, miedo, proyección, violencia.

Este salto puede ser cuántico si el foco es tu purificación; si elegís vivirlo con apertura y gratitud para dejar de estar atrapado en tu estructura psicológica y te entregás a tu experiencia de vida divina. Va a venir el torbellino de la mente pero podés quedarte en el ojo de la tormenta, sólo anclado en tu corazón, en la Verdad de quien sos, para que se desvanezca la mentira, tu personaje. En toda transición, siempre muere la mentira; la Verdad de tu Ser es atemporal, universal.

Cuando permanecés en este estado de gratitud, de amor, de dicha, sólo ahí sos capaz de amar verdaderamente, porque entendés que solo viniste a dar.