fbpx

La Paz Interior se despliega cuando podés conectarte con la Perfección Divina; cuando te disponés a verla y a escucharla; cuando te rendís a ella. Fuiste bendecido con el don del Libre Albedrío, lo cual significa que tenés el derecho y el poder de elegir cómo conducir tu energía vital. Podés dirigirla hacia la realidad que querés materializar. Tu energía construye tu mundo interno y este genera tu realidad externa. ¿A dónde estás dirigiendo tu energía?

Te invitamos a redireccionarla hacia el Amor-Verdad Universal. Dejá de alimentar mental y emocionalmente aquello que no proviene de Dios. Vaciate de pensamientos carentes, de esfuerzo y de castigo; soltá el conflicto y dejá de perderte en un remolino de emociones.

Cuando dejás de interferir con tu destino y dejás de imponer tu voluntad limitada, que condiciona tu percepción acerca de cómo deberían suceder las cosas, podés captar las Señales Divinas en cada momento. Todo te habla, el cielo y la tierra, la naturaleza y cada una de las maravillas que ocurren en ella. Tu camino sagrado se ilumina para vos y ya no hay esfuerzo. Se activa el flujo natural y expansivo de tu existencia. Tu libre albedrío es tu gran poder, ¿cómo querés hacer uso de él?

Tus pensamientos, creencias, emociones y acciones tienen impacto en la Humanidad. Tu energía determina las posibilidades del mundo: de tu realidad individual y del universo de experiencias colectivas. Tu verdadero hogar no es el frenético mundo que conocés; ese es el mundo de la ilusión, no es real; tu verdadero hogar está bendecido por el Amor, la Verdad y la Paz de Dios.

Te ofrecemos una plegaria para que puedas despertar Paz Interior.

‘’Yo, (tu nombre), me dispongo a purificar y a desactivar los mecanismos artificiales y distorsivos generados por el miedo. Me abro al Flujo Divino y a las señales siempre perfectas de la Fuente Creadora de Todo. Me unifico con la Tierra y con el Cielo. Rindo mi mente al corazón y permito que la Fe se expanda en todo mi Ser, en mi vida y en el planeta. Me rindo a la voluntad de Dios y me enfoco íntegramente en la Perfección Divina.
Yo Soy la Perfección Divina.
Yo Soy  Amor en Acción.
Yo Soy Paz Absoluta.’’